Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda

Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda
Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda

30 mar. 2009

SIMBOLOGÍA DE LA DEVOCIÓN POPULAR A CRISTO; "VARÓN DE DOLORES" EN SANTA MARÍA











LA DEVOCIÓN POPULAR A CRISTO; “Varón de Dolores”

Nada humaniza tanto como el dolor, acompañante del hombre desde que nace hasta la muerte. De ahí la preferencia por estas imágenes de Jesús, que representa al “varón de dolores”, según la profecía de Isaías (Is 52), hecha realidad en la historia de la pasión y muerte del que quiso ser un hombre como los demás.

Al finalizar la Edad Media, la piedad cristiana se hace intimista y crece la devoción popular de la pasión de Jesús. También el arte se humaniza y nos ofrece imágenes de “Cristos de Piedad”; “De la Santa Faz”, de todos los <> de la Pasión. En tornos a ellos se ha desarrollado vigorosa la devoción popular.

En nuestra emblemática iglesia, contamos con el Cristo de Medinaceli, muy popular; Jesús Nazareno(las fotos del texto son de Francisco J. Granero López Y José M. Almansa), obra de Jacinto Higueras, de gran devoción para el pueblo ubetense; la monumental imagen de Jesús Caído,(foto del texto Baldomero Padilla Gutiérrez) de Benlliure; ambas representa el Camino de Jesús con la cruz a cuestas al Monte Calvario; una talla románica de Cristo crucificado con Cuatro clavos; y una representación del Calvario; en la crestería de la reja de la Capilla de Medinaceli. Así como el entierro de Cristo[1], y el Santo Sepulcro (foto del texto Diego Godoy), ambas talladas por el desaparecido imaginero malagueño, afincado en Úbeda Francisco Palma Burgos; una pintura de la Piedad y un Ecce Homo en piedra bajo la advocación de Cristo de los Toreros.





[1] El grupo escultórico se compone de la figura inerte de Jesús, sujetado por Juan Evangelista, María Magdalena, enjugándole los pies, María de Nazaret, José de Arimatea y Nicodemus.

No hay comentarios: