Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda

Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda
Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda

31 oct. 2011

SAN LORENZO DE ÚBEDA, 75 AÑOS CERRADA AL CULTO









Varios Aspectos del Exterior e Interior del Ruinoso y bello templo de San Lorenzo. Fotos  Asociación Cultural Mirador de San Lorenzo Úbeda; Oroñoz; Diego Godoy Cejudo y Jose Manuel Almansa Moreno.

El pasado 26 de Julio de 2011, día de Santa Ana, se cumplió 75 años del cierre al culto de la iglesia de San Lorenzo y a su vez de la destrucción del patrimonio eclesiástico en la Úbeda patrimonial.


El conflicto social vivido en España entre 1936 y 1939, trajo consigo en sus inicios, una violenta reacción contra todo aquello que significara iglesia católica o que recordara la corrupción de esta, emprendiéndose en julio y agosto de 1936 diversas acciones de masas de incontrolados y gente pobre que derivaron tanto en persecuciones como en hechos sangrientos con resultados, por desgracia, de muerte. Y en expolio. Las masas incontroladas entraron en iglesias y las saquearon.


La mayoría de las iglesias ubetenses, fueron destrozadas por brotes iconoclastas. En un balance iconográfico, puede afirmase que, desafortunadamente, Úbeda, perdió en los tres años de contienda, toda parte de su antiguo patrimonio escultórico pasionista. Entre sus veneradas imágenes perdidas, destacaba El Cristo de la Caída; El Cristo de La Lengua; El Cristo del Pozo o la Virgen del Gavellar, todas imágenes de gran valor emocional y artístico.


El panorama escultórico no fue lo único que se perdió, también se perdió los ricos archivos documentales, la inmensa mayoría de los retablos y las sillerías.


Estas masas incontroladas no han sido los únicos que acabaron con el rico patrimonio cultural de la iglesia ubetense, sino también en el siglo XIX, la guerra de la Independencia y la ley de Mendizábal, también contribuyó a la perdida de este patrimonio.

Hablando de San Lorenzo. Esta iglesia fue parroquia hasta 1842, año en que se agrega a la iglesia de Santa María. Ha sufrido reparos y modificaciones desde el siglo XIV, y a lo largo del siglo XVI se reconstruye totalmente. Hasta hace poco de su Exterior destacaba la espadaña (torre) que estuvo cubierta de hiedra, elemento esencial que singularizaba el espacio en el que se inscribe, entre la Casa de las Torres y el camino que conduce a la Puerta de Granada, desgraciadamente y tras secarse la hiedra su peculiar aspecto de estampa romántica, se ha perdido.

Posee dos portadas, la de los pies, actualmente clausurada-invisible desde la calle por estar encerrada en un huerto-, es bastante simple.

La portada principal, muy sobria, con decoración renacentista, está compuesta por arco de medio punto entre pilastras.

Centrada sobre el arco se encuentra una hornacina que albergaba la imagen de San Lorenzo -hoy en una de las torres de Santa María-. A los lados aparecen dos escudos con una parrilla, atributo del santo titular que alude al martirio a que fue sometido (calcinado sobre una parrilla).

La iglesia de San Lorenzo, uno de los más ilustres templos de la ciudad ubetense, necesita de una urgente rehabilitación. Solo queda esperar. Esperar la ruina o esperar una solución. Por desgracia, seguramente la solución llegara tarde, cuando ya no haya nada que solventar. En julio de 1936 se cerró al culto y dio comienzo el proceso de ruina de tan insigne templo, desvalijado, desperdigado su rico patrimonio y destruido por la barbarie humana.

Esperemos ver pronto esta iglesia restaurada,...Es una de las iglesias de Úbeda, (a parte de la de Santa María) que más me atrae su historia y arte,...Ya han pasado 75 años, de su clausura y posterior abandono,…

Los últimos detalles conocidos de su mal estado, tienen que ver con la aparición de goteras debido al mal estado de las cubiertas y el desplome de parte de un muro del patio lateral. A esto hay que añadir grandes grietas en los muros, tanto en interior como en exterior, hundimiento de dinteles de los vanos, indicios de inminentes derrumbes en techumbres y paredes, aparición de humedades y un largo etcétera, con la consiguiente pérdida de elementos arquitectónicos y decorativos de gran valor patrimonial. Un ejemplo es el antiguo artesonado que hay bajo el suelo del coro, cuya rica policromía está desapareciendo.

Desde el final de la guerra hasta ahora, Úbeda ha asistido impasible a una destrucción masiva y continuada de su patrimonio histórico: aquí presumimos mucho de nuestro pasado, pero nos molesta tener que conservarlo. Indolentes como somos, los ubetenses hemos visto desaparecer en los últimos cincuenta años las ruinas de Santo Tomás; las ruinas de Madre de Dios del Campo o los conventos de San Andrés o de San Juan de Dios o de La Victoria. Como veremos hundirse San Lorenzo.



19 oct. 2011

ABERRACIÓN EN LA OBRA DE VANDELVIRA EN ÚBEDA. FOTOS


A mediados de la década de 1980, se hizo en la mencionada  intervención una aberración. Un grave error histórico, conceptual y de restauración: fue completar hasta terminar en pico el tímpano del frontón que remata a la iglesia. El arquitecto que hizo esa intervención se tomó la licencia de "terminarlo", creyendo que el tímpano en forma de trapecio que dibuja la cornisa no era correcto y que estaba incompleto (o por lo menos no al gusto contemporáneo). Le enmendó la plana a Vandelvira y a las proporciones del patio. Un grave error de lectura y que demuestra una vez más el escaso control que se efectúa en las intervenciones del patrimonio jiennense. 

 El frontón trapezoidal es un recurso manierista que Vandelvira empleó para valorar y meter mejor dentro de la visual y de la composición del patio las dos torres posteriores (que eran una novedad en las iglesias del momento). Con la línea horizontal del tímpano, las torres traseras cogen protagonismo y se introducen en el patio.

17 oct. 2011

UNA ABERRACIÓN EN LA FACHADA DEL HOSPITAL DE SANTIAGO


En la foto de la izquierda, se ve claramente que a partir de la parte superior del frontón trapezoidal sale un faldón de tejas y ya en un plano posterior aparece el testero de la cubierta de la nave. Este hábil e inteligente recurso lo hace Vandelvira precisamente para introducir las torres dentro del patio y que no se vea el pico de la cubierta. 

En estas fotografías del interior del patio del Hospital de Santiago de Úbeda porque me va servir para comentar algo que desde hace mucho tiempo quería comentar y que iba dejando para publicar en algún artículo. En la última restauración del hospital de Santiago, (a mediados de la década de 1980),  para adecuarlo a su uso actual. En esa intervención se hizo una aberración, justo en la foto que se nos muestra a la izquierda. Un grave error histórico, conceptual y de restauración: fue completar hasta terminar en pico el tímpano del frontón que remata a la iglesia. El arquitecto que hizo esa intervención se tomó la licencia de "terminarlo", creyendo que el tímpano en forma de trapecio que dibuja la cornisa no era correcto y que estaba incompleto (o por lo menos no al gusto contemporáneo). Le enmendó la plana a Vandelvira y a las proporciones del patio. Un grave error de lectura y que demuestra una vez más el escaso control que se efectúa en las intervenciones del patrimonio jiennense. El frontón trapezoidal es un recurso manierista que Vandelvira empleó para valorar y meter mejor dentro de la visual y de la composición del patio las dos torres posteriores (que eran una novedad en las iglesias del momento). Con la línea horizontal del tímpano, las torres traseras cogen protagonismo y se introducen en el patio. Es un recurso claramente manierista, no un olvido de Vandelvira (si hubiera sido un olvido o se hubiera dejado sin completar no habría cornisa en la parte superior del trapecio). Al completar el tímpano en los 80 la jerarquía se invierte, el triangulo central es más grande y ocupa una posición preponderante con lo que las torres pierden importancia (aparecen un triangulo y otros dos más pequeños detrás) se rompe la unidad compositiva y la jerarquía original. Esperemos que algún día en una nueva intervención alguien se percate de esto y vuelva a su estado original esta bella fachada.