Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda

Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda
Blog que os recomiendo; Santa María de los Reales Alcázares, Iglesia Mayor de Úbeda

20 abr. 2009

LA IGLESIA DE SAN PEDRO APOSTOL









En la plaza de San Pedro, se alza esta antigua parroquia, adosada al bello tardo renacentista palacio El Palacio De Los Condes De Alicún.Según el Úbedí Ruiz Prieto, ésta iglesia fue respetada por los árabes y abierta al culto por los cristianos godos. Se dice que fue más tarde mezquita,hasta que en 1240 se abre de nuevo al culto católico.


En la plaza de San Pedro, se alza esta antigua parroquia, adosada al bello tardo renacentista palacio El Palacio De Los Condes De Alicún.Según el Úbedí Ruiz Prieto, ésta iglesia fue respetada por los árabes y abierta al culto por los cristianos godos. Se dice que fue más tarde mezquita,hasta que en 1240 se abre de nuevo al culto católico

Se da como destruida en 1368 en el asalto de Pero Gil, cosa no probada históricamente. Sí en cambio, pudo quedar saqueada.

Por haberse hallado en la toma de Úbeda el Arzobispo de Toledo don Rodrigo Jiménez de Rada, éste pre-tendió incorporar estas tierras a su arzobispado, por lo que hubo pleito entre Don Rodrigo y el primer obispo de Baeza Fray Domingo. Saliendo victorioso el fallo de 27 de mayo de 1243, Úbeda pasa a depender del obispado de Baeza y tan sólo la parroquia de San Pedro y su colación pasa a depender de Toledo. Sin embargo, ya a principios del siglo XVII pertenecería a la diócesis jiennense, como lo certifica la presencia en su portada de la heráldica del Obispo don Sancho Dávila.

El 6 de junio de 1843, queda suprimida como parroquia para quedar como filial de Santo Domingo y de la Colegiata de Santa María. Tras el saqueo de la iglesia en la Guerra Civil la iglesia es cedida en 1944 a la Comunidad de Carmelitas de la Caridad, las cuales se hospedaban en el palacio de los Ortega. Hasta que en 1988, la comunidad abandona la ciudad.

Desde Agosto de 1983, este templo hace las funciones de la Iglesia de Santa María, tras permanecer dicha iglesia cerrada al culto por obras de reconstrucción.
.




PATRIMONIO PERDIDO
ANTIGUAS CAPILLAS Y ALTARES DEL TEMPLO.

El exterior conserva restos de su primitiva arquitectura, como el lindo ábside románico y la sencilla torre cua-drada. De las dos puertas que tuvo, una, la de poniente de estilo románico, fue cegada, y la que queda es de estilo renacentista de principios del siglo XVII, mandada construir por el obispo D. Sancho Dávila. Arco de medio punto entre columnas exentas y figuras en las enjutas en el primer cuerpo, y en el segundo, entre columnas igualmente libres, imagen de San Pedro y escudos del mencionado obispo Dávila.

Cabe señalar que su torre, en la década de 1960, año 1967, fue demolida y reedificada fuera de su lugar primitivo para “dar más vista a la torre del palacio de Guadiana”. Con la torre desapareció la capilla bautismal del templo y, junto con ella, una de las escasas pilas bautismales en cerámica, de tradición mudéjar, que se conocían en la provincia de Jaén.

El interior es de una sola nave con bóveda de cañón barroca con artesones y cuadros pintados al óleo que sustituyó una anterior techumbre de madera a doble vertiente. La mayor parte de las capillas son góticas. La primera capilla del lado derecho contigua a la nueva sacristía (antigua capilla bautismal y de Orosia), se accede a través de un simple arco apuntado, adornado con dos baquetones, muy bien diferenciados, y se cubre con una sencilla bóveda de crucería. En la clave de la bóveda hay un gran florón con las armas del fundador Juan Alfón de Rivera y Baeza y la fecha de construcción de la capilla. Anteriormente existió otros tres escudos situados debajo de una placa que tenía la siguiente leyenda: “Esta capilla mandó facer el honrador y Noble Caballero Juan de Rivera, Consegero del Rey y regi-dor de esta Noble Ciudad de Úbeda, hijo del honrado y Noble Caballero Miguel López de Rivera y de la noble y virtuosa Dueña Dª Isabel González de Molina, hija del honrado y Noble Caballero Antón Ruiz de Molina, regidor de esta ciudad y tesorero de la Reina Dº. Beatriz en 1460”. Ignoramos la fecha en que se perdió esta placa, los dos escudos de armas de los Rivera se perdió en 1967 y el de los Molina se exhibe en el patio de una casa. Esta capilla poseyó hasta 1936, un retablo traído de San Lorenzo con pinturas de San Idelfonso. Este retablo tapó el acceso a la capilla, para que la capilla hiciese de sacristía. Desde 1983, se venera en esta capilla al Señor de Medinaceli, imagen procedente de Santa María. La siguiente capilla, posee un arco de acceso similar que la anterior, aunque un poco más alto y se cubre por medio de una bóveda de tercelete y ligaduras. En esta capilla se veneró la Virgen del Rosario, actualmente se venera en esta capilla a la Virgen de Gracia, bellísima imagen moderna del ubedí Ramón Cuadra. Además en la misma se venera desde 1983, al Cristo de los cuatro Clavos. Que en tiempos recientes presidio el Altar Mayor de Santa María. El retablo que alberga la Virgen de Gracia es obra de don Eduardo Perales, siendo este pequeño altar bendecido en Marzo de 1998, por anterior obispo de Jaén, Santiago García Aracil.

La última capilla de este lado, es de estilo gótico final. Su acceso es un arco deprimido con baquetones, del más puro gótico florido. La capilla se cubre con escayola de cielo raso. En esta capilla se veneró el cuadro de la Virgen de los Remedios, que de muy antiguo tenía su nicho en la entrada de la puerta de Toledo. Hoy este cuadro se conser-va en el Ayuntamiento y su copia se exhibe en la Torre del Reloj. Esta capilla que posee dos escudos idénticos que ostenta la portada puede pertenecer a los Aviar o a los Vega. Posterior a su fundación esta capilla pasó a los Zambra-no y Cerón, cuyo escudo se exhibe en la calle. En 1696 esta capilla era propiedad de los Trapera.

Actualmente esta capilla guarda varias imágenes pertenecientes a la iglesia de Santa María, entre ellas el Cristo de los Toreros y un cuadro de las alegorías de la Virgen de Guadalupe del querido sacerdote Salesiano Paco Fuentes. Al lado de esta capilla tenemos la entrada al templo, el cuarto trastero, el coro y una capilla vacía bajo la torre, que fue la antigua capilla del Señor de los Cuatro Clavos, fundada en 1690 por doña Tadea Paula. Su interior de estilo barroco se cubre con bóveda de cañón y antigua cúpula del camarín sobre pechinas todo decorado con grutescos. Esta capilla poseyó portada que fue modificada en el siglo XVIII. A continuación de esta tenemos la capilla de los Pasquau, su acceso es un simple arco apuntado adornado con baquetones mientras su cubierta es una simple bóveda de crucería, en cuya clave está pintada las armas de los Pasquau. En 1794 don Pedro Pasquau pone esta capilla bajo la advocación de Santa Orosia. Desde 1947 hasta 1970, esta capilla es ocupada por la primera imagen que llega a Úbeda de María Auxiliadora. Desde 1983 hasta 1996 fue ocupada por las imágenes de la Cofradía de Jesús Nazareno y actualmente es ocupada por imágenes que pertenecen a la iglesia de Santa María entre ellas la de la Virgen de los Reales Alcázares.

La capilla de al lado es renacentista, presenta portada con arco de triunfo y hornacina la cuál albergó en otros tiempos la imagen de la Virgen. En 1880 es reformada por los Bussianos.
Desde 1983 es albergada por la cofradía de la Caída. A continuación tenemos la capilla de las Ánimas, cuyo acceso es un vano apuntado cuyas jambas se adornan con dos semi columnas. Se cubre con bóveda de tercelete. En la clave está las armas de los Molina. En otros tiempos albergó tres altares, el principal con la imagen de la Purísima y retablo con cinco cuadros, el altar de las Ánimas con un cuadro de Juan Esteban representando el milagro del Cristo del los Cuatro Clavos. Y el otro altar, representa un retablo del Corazón de Jesús. Desde 1983, hasta Febrero de 2002, alber-gó las imágenes del Santo Entierro.

Al lado tenemos la capilla de la Virgen de los Dolores con acceso de finos baquetones. Se cubre con bóveda de cruce-ría, en cuya clave tenemos un disco con un león rampante, repitiéndose el mismo por encima de la clave de su arco. Podrían ser las armas de los Aranda. Hoy lo ocupa una imagen de serie de Jesús Orando en el Huerto.


. Junto al primer tramo de la cabecera, tenemos la Capilla del Marqués de la Rambla, en 1588, dice Argote de Molina, era de los Porcel, de 1748 a 1794 perteneció a la familia de los Moncayo. Este mismo prueba que era ya de Alvarado. Y en 1888 pasó a Bernardo de Orozco. En el mismo año se restauró esta capilla con la construcción de la ventana, hornacinas y bóveda ambas de estilo neogótico, además se instaló la reja para cerrar la capilla y un retablo barroco en cuyo centro estaba la imagen de la Asunción. Dicho retablo perteneció al templo de Santo Domingo, el acceso de la capilla lo forma un arco apuntado ricamente moldurado, se cubre con bóveda neogótica, cuyos nervios arrancan de hermosas ménsulas con talla vegetal muy profunda. Según el investigador Juan Barranco, en esta capilla se encuentra seis escudos de armas: dos en la reja que cierra la capilla; ambos policromados tiene las armas de los Molina y Orozco. En el testero hay oto dos iguales y en el sarcófago se hallan otros dos, uno con las armas de los Orozco y de los Loring. El sarcófago pertenece al Marqués don Bernardo de Orozco muerto a los veinte años de edad. El mencionado túmulo presenta en la tapa la insignia de la Orden de Malta. En el testero de la capilla se encuentra a modo de hornacina formado por arco mixtilíneo, acoge una pobre copia del Santo Cristo de Burgos. Actualmente esta capilla alberga un cuadro de la Piedad de Bocanegra.

Y por último la capilla mayor, se cubre con bóveda de cuarto esfera. Esta presentaba un retablo con doce cuadros con figuras de pontífices, obispos y santos. En 1967, el altar mayor fue modificado con la construcción de cinco ventanas, dos de ellas se cierran con restos de la antigua reja del coro de Santa María y las tres del centro son neogóticas y hacen de hornacinas, el fanal que albergaba esta capilla fue comprada por los Marqueses de la Rambla, para adornar su capilla.

Al lado del altar mayor tenemos la nueva sacristía, antigua capilla bautismal. Por último recordar, que en 1936, desapa-reció las cajoneras de la sacristía, talladas con preciosas figuras y adornos de especial mérito artístico. Estas procedían de San Lorenzo.

No hay comentarios: